viernes, 13 de octubre de 2017

INOXCROM 41 (revisado de la web)


Fue la primera experiencia de INDUSTRIAL MAVA en la fabricación de una pluma completa, entre los años 1953 y 1957.

El modelo tenía una fuerte influencia de la Parker 21, aunque mezclando varias versiones de ésta.


El capuchón de acero inoxidable tenía un clip trapezoidal con la marca estampada y una bola de presión terminal, con el labio del capuchón sin marcas.

El plumín “0” de Platidium iba totalmente carenado (oculto) y provisto de punto de metal duro (osmiridio).
El cuerpo tenía un anillo próximo a su extremo roscado, que junto al conjunto estándar de tres (dos arandelas y un grueso casquillo “triangular”) da la impresión de tener “dos anillos” en el cuerpo, que es el apodo por el que se conoce a esta versión.
Nótense las abrasiones en el plástico próximas a la abertura (de insertarla en el capuchón) y la periférica causada por el salvaplumas interno del capuchón – que no ha causado deformación – en el modelo usado mostrado.

El grabado en el cargador aerométrico de pinza está en inglés, y recomienda el uso de la tinta Superchrome de Parker.

 En el cargador se lee la inscripción:

INOXCROM "41"
 INDUSTRIAL MAVA
FIRST QUALITY
TO FILL PRESS RIBBED
BAR THREE TIMES. USE
THE BEST SUPERCHROME INK

Que recuerda mucho a la inscripción análoga de Parker incluso en las comillas del número, añadiendo la industria y una reseña de primera calidad. El idioma inglés induce a pensar en la exportación, individual o subcontratada (recordemos que por entonces en España se bloqueaban los términos extranjerizantes).

Una cosa no coincide: el anillo cromado extra en el cuerpo, que ninguna Parker 
que el autor conozca lleva.


Evolución

Este modelo evolucionó perdiendo primeramente el segundo anillo del cuerpo. Una medida para ahorrar costes de producción.
(41s con y sin el doble anillo)

Posteriormente perdió la grabación en el cargador, a excepción de INOXCROM en la barra de presión del cargador.
(Cargadores de varias 41 y 41/A)

La siguiente y última evolución cambió el clip por el “Inverted Ridge” (de cresta invertida) de la Parker 21 Mark 2, y se denominó 41/A.

Tenemos pues la siguiente foto comparativa de la evolución en la Inoxcrom 41:
41 inicial de dos anillos, 41 de un anillo, y 41/A con clip “Inverted Ridge”

La publicación original en la web (Nov. 2010) fue posible gracias a una 41/A con vitola y sello de Aduanas aún pegado, que permitió clasificar un modelo que no había aparecido identificado en ningún catálogo o anuncio disponible, y se encontraba entre la Inoxcrom 41 por su diseño general, y la Inoxcrom 55 por su clip.

Aún hoy carecemos de alguna otra identificación sobre la 41/A.

Sorprende ver una Inoxcrom con “Sello de Aduanas”. Debieron llevarlos, porque su obligación duró hasta 1962, y aunque las usadas lo perdieran, las de “restos de almacén” deberían haberlos mantenido.
También es curioso el grabado del labio del capuchón, y el precio reflejado de 104,70 Ptas, que no se corresponde con el de 100 Ptas. de los modelos 41 y 55.

De un anuncio de la 41/A sabemos que fueron producidas en negro, azul, gris, verde y marrón.

Nota: El aspecto dorado del capuchón es un error, posiblemente a propósito y con fines comerciales.
El texto avisa de ser el capuchón en acero 18-8 (18% Cromo, 8% Níquel).
No conocemos ninguno dorado original, aunque cualquiera que desmonte las piezas del capuchón y las mande a dorar, puede obtener una preciosa “falsa auténtica”, respaldada por el anterior cartel oficial…

Hacemos notar también que en aquellos inicios, los colores de los sucesivos lotes de acrílico se mezclaban a mano, e incluso se tenía a gala el irlos cambiando “para dar más variedad”.
Así vemos dos ejemplares en “marrón”, precursoras de las ya posteriores “granate”.

Y una gris, de las que también hay en variedad de tonos.

El primer (pre-) anuncio de la Inoxcrom 41 fue publicado en La Vanguardia el día 2 de Diciembre de 1953, pequeño y en la esquina de una página indiferente.

Al día siguiente aparecía en ese mismo periódico el primer anuncio propiamente dicho (ver abajo), en donde ya se mencionaba el nombre del Distribuidor Mayorista: Antonio Peretó Escardó, por entonces marquista de sus propias marcas “Excelsa” y “Stheno”.

Los anuncios de prensa en La Vanguardia fueron numerosos, al principio frecuentes, y luego más espaciados, hasta el último del 22 de Junio de 1957, a punto de salir al mercado la Inoxcrom “55”.
3/12/1953 - Primer anuncio, con mención al novedoso “acero inoxidable”.        
17/12/1953 – Plumilla soldada “electrónicamente” (se refiere al punto; la electrónica era entonces tecnología punta).
30/12/1953 – En el anuncio se menciona 5 años de garantía, cuando lo máximo oficial fue de un año.
22/6/1957 – Último anuncio de la “41”
El dibujo de la pluma no se cambió, y la última mención al “doble aro” fue en el anuncio del 19/10/1954.

Interesante es también la información de un anuncio oficial, particularizado para la “Casa Normu”, donde vemos:


·        La pluma era “LA” Inoxcrom. Nada de “41”. No había otra.
·        Menciona pero no representa el “doble juego de aros”, y muestra una boquilla de Parker 21 Mark 1.
·        “Adelantos americanos” (y “Tipo Parker”, refiriéndose al cargador aerométrico).
·        La garantía adjunta era por un año.
·        El único color disponible era negro.



Comentario histórico-técnico

Vaqué había empezado en 1942 (con 28 años) realizando plumillas en un 
mercado muy competido, importando acero 2R2 Sandwik-Aktiebolag de Suecia 
con todas las restricciones de las aduanas de aquél tiempo. En 5 años más 
(1947) produjo una serie de plumines sin iridio de acero dorado en tamaños 0, 2,
4 y 6 con la medida 4 en anchas y estrechas (R y S), en flexible y bicolor. Vendió
a todo fabricante, marquista o montador.

Hasta aquí todo está documentado por su propia propaganda comercial. A continuación no hay referencias oficiales a la Inoxcrom 41, pero sí están los anuncios en prensa de ella desde Noviembre de 1953, hasta Octubre de 1957, cuando se inician los del siguiente modelo, la Inoxcrom 55 (de la que se suele decir oficialmente “que en 1955 aparece la Inoxcrom 55”), y todo vuelve a documentarse.

Por aquél entonces el referente de estilográficas en España era la Parker 21, un excelente modelo simplificado y abaratado de la anterior Parker 51, que había sorprendido al mundo.  La Parker 21 era un instrumento sencillo, robusto y económico, sin mas pretensión que la de escribir fiablemente día tras día, en un entorno en el que las personas poseían y atesoraban una sola pluma.
Pero en España estaban restringidas las importaciones, y había una oferta 
interna importante de fabricantes y modelos nacionales.
Con la Inoxcrom 41 se asentaba la base de una nueva industria estilográfica nacional en un momento de total aislamiento económico y político de España. Las necesidades de aquél momento eran primarias: se necesitaba una pluma barata, fiable y robusta.
La realización de la estilográfica 41, dentro de los programas de industrialización autárquicos, se fundó en la búsqueda de un símbolo que representase el orgullo del país. Con la fabricación de estas plumas se daba prestigio y publicidad a una marca que acababa de nacer.


Veamos la cronología de Parker por entonces:

1941 - Parker 51, tinta Superchrome y cuerpos en plástico inyectado Lucite (acrílico). Alimentador y colector de tinta separados.
1948 - Parker 21 y sistema aerométrico (con saco de plástico Pli-Glass)
1950 - Parker 51 Special con capuchón de acero y punta del plumín de acero en “octanium”
- Parker 41 “Debutante”, algo menor que la 51 y a mitad de precio entre la 
51 y 21. Deja de producirse en 1951, y su boquilla cerrada se emplea en
la nueva 21 Special.
        
Blanco y en botella, es leche”. Son muchas coincidencias para ser casuales, y los avances tecnológicos muy deseables para cualquier fabricante menor o incipiente.

Que Parker pasó por Barcelona buscando subcontratistas es sabido, y que negoció con Vaqué es supuesto pero obvio, pues pese al vacío legal español de entonces, el Sr. Vaqué no hubiera grabado en inglés el nombre de la tinta Parker Superchrome sin un acuerdo y beneficio, ni Parker lo hubiera consentido.

 Hizo más, utilizó:
·        El capuchón de acero (tipo Lustraloy) con su sistema de sujeción al cuerpo
     por un anillo ligeramente triangular.
·        El tornillo terminal cónico del capuchón que sujeta el clip.
·        El clip con el diseño de la Parker 21 Mk.1 (semibola soldada)
·        El plástico acrílico (Lucite) inyectado para el cuerpo.
·        La boquilla “cerrada” de las Parker 41 y de la 21 Special
·        Los tres anillos entre cuerpo y boquilla.
·        El cargador aerométrico.
·        El material del saco de tinta (pli-glas).
·        El plumín en “Platidium”, aleación de acero con ocho metales, sospechosamente similar al “Octanium” de la Parker 21.

La mayoría de las piezas son intercambiables con la Parker 21, y en cierto modo mejores (es típica la inestabilidad del plástico de la 21, cosa que en pocas 
Inoxcrom se aprecia). Otra característica de las Inoxcrom “41” fué que todas las piezas fueron “realizadas internamente” en la propia mini-fábrica de entonces.

O se le dieron a Inoxcrom licencias, planos, materiales, útiles, procesos e instrucciones, o la copia fue maestra.






Miguel Huineman


Agradecemos a D. Jesús Santos Martí el préstamo de su excelente colección de 
41s, entre la que se encontraba la 41A con la etiqueta, y a D. Rafel Pujol el 
encontrar y suministrar los primeros anuncios en LVG. 

viernes, 29 de septiembre de 2017

PLUMINES con PUNTO de CHAPA DOBLADA


Hace poco, alguien me los vilipendiaba y defenestraba, con autoridad y entusiasmo, mientras reconocía, orgulloso, no haberlos usado nunca.
¡Así es como hay que hacer las cosas para lograr la excelencia!
Debe ser por ello que existen desde hace mucho tiempo,  y se siguen produciendo, usándose por multitud de marcas internacionalmente.

Veamos sus particularidades:

·        Son muy fáciles y baratos de producir.
·        Siempre son en acero económico.
·        Los actuales son muy suaves, y de trazo fino.
·        Su duración es menor que uno con punto en metal duro.


Veamos una muestra actual de estos plumines:

PILOT VP– MAPED– STYPEN - CREEKS (de Stypen, BIC)

Ahora hagámonos las preguntas:
- ¿Qué le daríamos a un niño para el colegio?
  Hay países donde – afortunadamente – es obligatorio que los chicos escriban con pluma, para formarlos en una mínima caligrafía (España no está entre ellos).
Darles una estilográfica de valor está fuera de lugar. Las muerden, pierden y rompen. Si les dura un curso, estamos muy satisfechos.
- ¿Qué pueden pretender en una zona deprimida, de guerra o posguerra?
Si miramos la historia del siglo XX, o escuchamos las noticias de hoy, nos sobran sitios. Allí con un lápiz escriben, con un boli sonríen.

Otra cosa es que para nuestro mundo occidental, donde hay que tener y mostrar riqueza para ser triunfador, una pluma así parezca deleznable.
Vale. No son para nosotros, que necesitamos como mínimo una “146”.
Pero dediquémosles un rato. Por “culturizarnos” nada más.

Históricamente, hay de tres tipos:
Uno antiguo, tipo “doblado”, donde la punta intenta formar una bola.

WING-FLOW #4 genérico en una WEAREVER 100 con boquilla Clear-Vue de 1938-42

Otro más actual, tipo “plegado”, donde la chapa se dobla plana 90º a la vertical.
WALKER italiano. En Alemania son famosos también los DAUER FEDER.

Existe también un punto “forjado”, típico de las ESTERBROOK (desde 1932), que no es de “chapa doblada” ni de “metal duro” (aunque hoy esté más cerca de éste).

ESTERBROOK 2668, y WARRANTED GOLDING (español)

Y uno curioso – excéntrico - del que sólo hemos visto un ejemplar, que podemos definir como “arrollado”:
EDELSTAHL 12 GLEITSPITZE (resbaladizo), perfecto en su zona de acero pulido, pero picado del óxido y con cráteres de corrosión en la zona donde ha desaparecido el dorado del cadmio.
Aparte de ser un punto 3B, al desgastarse se caería la mitad interna, quedando un “gancho” que inutilizaría el plumín.

¿Qué tuvimos y tenemos en España?

Los primeros parecen haber sido los ATLANTIDA del suministro a las tropas durante la Guerra Civil, con diseño forjado.


Pero en guerra e inmediata posguerra, las faltas de calidad eran muchas:


Ya durante la posguerra y autarquía proliferaron los fabricantes de plumines, nominales o genéricos, para todo fabricante o marquista. Unos aceptables, otros menos, unos doblados, otros plegados...


El gran avance se produjo con la aparición de los INOXCROM GOLD PLATED doblados en 1947, con calidad consistente y un amplio catálogo.
Los grabados con “V” eran los flexibles. Vemos en dos fotos que inicialmente iban sin los dos cortes laterales que figuran en los dibujos de catálogo.
Estos plumines tuvieron un éxito arrollador y dominaron el mercado hasta 1953, en que Inoxcrom lanzó su estilográfica “41” y cortó los plumines, volviendo el mercado a necesitar los anteriores, ya muchos extintos.

El siguiente hito significativo se produce entre Talleres Aurum (Industrial Jarque) y Soffer (Ricardo Gurina), al producir la SOFFER 19 y, en breve, las SOFFER 22 tras el Pacto de los anteriores con Inoxcrom (1961).
Recordemos que la SOFFER 22 salió al mercado al inusitado precio de 15,- Ptas. (aunque en breve subió a 18,-), cuando una INOXCROM 55 costaba 100,-Ptas. Nada mal para una pluma escolar. 
Lo malo fue que al descontinuar Inoxcrom en 1964 su carísimo modelo “60” (copia de la SOFFER 31 coexistente), la pluma sustituta INOXCROM 33 “Universitaria” fue degradada a ser una mala copia de las Soffer  (entre otras cosas con un pésimo plumín), y cerrando además la producción de éstas.
SOFFER 22 a la izquierda, con su aceptable calidad y plumín, comparada a la derecha con una INOXCROM 33 inicial.
Vale, es cierto que los hechos mencionados resultan impresentables, y que se ha elegido aposta un ejemplar desastroso. No todas las “33” iniciales fueron tan malas, y luego fueron mejoradas incluyéndolas un “punto duro” (sería porque no se vendían…).

El panorama nacional tenía otras marcas que usaban plumines de chapa doblada.

El más obvio fue RILEX (1957/1966), que los usó en muchos de sus modelos, aparte de en otros fabricados de Industrias Myadle, como la “104”, la SEPHA, y los suministrados a marquistas varios.
Pero acabada la autarquía, entraron en España nuevas marcas – algunas registradas “españolas” - como REYNOLDS (francesa) o UNIVERSAL y JOHNSON (italianas), que también los usaban.
RILEX “115” / MYADLE “104” / REYNOLDS / UNIVERSAL

INOXCROM introdujo algunos plumines con punto de chapa doblada en el modelo GLADIATOR (en 2007, a principios de su debacle). No duraron mucho, volviendo al modelo “Pequeño” (aunque ya “con X”).

STYB nos comentaba que en los pedidos de hoy les exigen unos precios mínimos, por lo que todos los plumines son con punto de chapa doblada. El grueso de las ventas es para promociones, estudiantes y gente joven.
Izquierda: INOXCROM GLADIATOR. Derecha: STYB COMPACT

Terminamos con un inciso: observemos el desgaste:

(Si, es otra Inoxcrom 33, muy usada, y aún no agotada)

El punto tiene forma curva, de “deslizador”.
Igual que un “iridio” gastado, pero con mayor superficie.
Y eso es precisamente lo que hace, deslizarse sobre el papel con enorme suavidad (más que el “iridio”), a condición de que se mantenga en su inclinación (es decir, usado por su dueño).
En otro ángulo, los bordes se clavan, rascando bastante.
De aquí su mala fama, al ser probado – ya gastado - por otros.

El desgaste es función del papel, y hoy usamos ampliamente el abrasivo papel de fotocopiadora. Del barato. Así el desgaste es rápido.
Pero…¡con los “iridios” pasa igual, no nos engañemos!, y dado que la mayoría de los puntos actuales tienen ya muy poco de metales duros, la diferencia  no es tan abismal.

Ahora bien, entre los dos tipos de puntos de chapa doblada, el plegado tiene más duración al tener más altura de metal que gastar.
Sobre todo si el punto es “largo”. Por ello es el que hoy se emplea.




Miguel Huineman

viernes, 15 de septiembre de 2017

JOHNSON (+ SAFFER, MONTE ROSA, MONTEMAR, ETC.)


Un verdadero “desmadre de familia de plumas”.


Alguien diseñó un modelo base, y manteniendo los “genes”, se dedicó a sacar variantes a tutiplén.
Para más insistir, resulta que debió gustar, y muchos marquistas quisieron tener “su” propia variante.

Empecemos: no es una marca registrada en España.
Pero hay muchas.

Por elucubrar, parece que Enrico San Martino Grasso (Paseo de San Juan 50, Barcelona) tras cerrar INVICTA, S.A. (DUCAL) en 1949 y vender SOFFER a Ricardo Gurina (1951), se mantuvo como marquista en el negocio de la escritura con algunas marcas registradas (NEALUS), o no, y relacionado con sus contactos italianos fabricantes de estilográficas.

Los italianos tenían la pluma HURRICANE, que podemos considerar como una base de las que hoy analizamos:



Analicemos esa “base”:

- capuchón metálico con terminal plano biselado, y clip muy variable inserto lateralmente.

- plumín de acero con punto de chapa doblada, y boquilla con un gran inserto metálico, muy variable. Visor transparente.

- cargador de jeringa (que forma pieza con el visor transparente entre cuerpo y boquilla).
De los cargadores, hubo de dos tipos: con extremo metálico roscado, y de extremo plástico perforado. Funcionan igual de bien, y es posible que el segundo fuera una evolución para abaratar costes.
Tanto cargador como cuerpo en son de “Plexiglás”®, un plástico acrílico (Polimetil Metacrilato, PMMA), transparente aunque teñible. Muchas plumas llevan grabado este nombre comercial.

Aparte de en Italia, estas plumas fueron ampliamente distribuidas por otros países, en especial Francia.

Se debió llegar a un acuerdo comercial con el fabricante para hacerlas de muy diversas formas.
Y además, grabarlas en clip, capuchón, boquilla y cuerpo. O solo en tres, dos, o un sitio. O no grabarlas. Y grabarlas con cualquier nombre.
(¿Se acuerdan de la anarquía en RILEX? – Un novato aficionado)

El caso es que a mediados de los años ‘50s aparecieron en España plumas de estas características, mayoritariamente con la marca JOHNSON, pero también SAFFER (otra de San Martino), MONTE ROSA (nada que ver con Montblanc), MONTEMAR, FOCA, y puede que otras.

Son plumas de calidad media-baja.
Los capuchones hoy aparecen con pérdidas del niquelado o dorado, picaduras, e incluso corrosión (cráteres). Los plásticos fácilmente están agrietados (boquilla inferior, cuerpos en la zona de rosca).
En cambio, pocos insertos metálicos de boquilla se han desprendido, y los émbolos de carga rara vez fallan, incluso después de años con restos de tinta seca.

Analicemos marcas y variantes:

JOHNSON

El grueso de estas plumas lleva esta marca.
Sin catálogos ni anuncios que nos aclaren hoy su orden (¿lo hubo?), las mostraremos una tras otra.
No se mencionan los acabados de capuchón ni los muy distintos clips, porque no siguen ninguna pauta.

Johnson ORIGINAL
Cuerpo con estriado en la zona cubierta por el capuchón. Inserto liso.

Johnson 88 ORIGINAL
NOTA: Existen también con grabado ORIGINALE, que abunda en la tesis de que ya venían grabadas de Italia.

Johnson 88 ORIGINAL THOMAS
(¿Qué Thomas? – Yo un whisky, gracias.)

Johnson 88 ORIGINAL MARIANOS
Con una corona de 5 puntas.

Cambio de inserto metálico en boquilla (al tipo HURRICANE). 
"88 MARIANOS" en el labio del capuchón.

Johnson 89
Con respecto a la “88”, es una “89” porque así lo lleva grabado.

Johnson 89 MARIANOS
En cuerpo y boquilla lleva la corona de 5 puntas y el nombre.
Si la boquilla no lo permite, lleva grabado el labio del capuchón.

Johnson SUPER
SUPER en boquilla. Cuerpo liso, sin estriado.
La 2ª lleva grabado en el cuerpo “Gold Plated”.

Johnson 61
Boquilla lisa. Cuerpo sin estriado.

Johnson 91
Boquilla “afilada” con tres grandes planos, uno arriba y dos laterales inclinados, con una flecha troquelada en la zona superior.
Cuerpo con estrías delanteras, grabado:

JOHNSON (corona de 3 puntas) 91

Distinto grabado en el capuchón, con una malla mucho más cerrada y marcando la zona del labio. También con otro clip.

Otras Johnsons:

Capuchón ojival, y nuevo inserto metálico en boquilla.

61 SENIOR de boquilla plástica ¡y carga por botón! (por medio de una contera desmontable).

Modelo desconocido. Desenroscando el cuerpo aparece un sistema de ¡carga por émbolo con husillo!

“1989” grabado en el cuerpo. Boquilla plástica sin inserto metálico, y cuerpo con inserto terminal que sustituye a la arandela.
Idéntica hubo una FOCA.


Posibles Johnsons:

Las plumas a continuación no tienen ningún grabado que las identifique como “Johnson”, aunque se parezcan mucho.
Pueden serlo, o bien "copias al rebufo” de otros fabricantes.

BEST PEN 61 SENIOR
Tiene una nueva variante de boquilla, con un plástico transparente que cubre una chapa dorada grabada GOLD FILLED – 14 KR.
Lo de ser una “61 Senior” es por decirlo así la hoja de instrucciones (en Francés) que acompañaba esta pluma, resto de almacén, y poco probable que fuera cambiada.
Pero ni la pluma ni las instrucciones llevan la marca “Johnson” por ninguna parte, con lo que es posible que “BEST pen” fuera la marca, francesa o para venta en Francia, aunque también puede ser un reclamo por extranjerismo, pues no era muy probable una marca “anglofonética” en la Francia de aquellos años.

Una sin ningún grabado ni marca, apta para asignar a otro marquista.

Nota: casi todas las piezas de estas plumas son intercambiables, y hemos mostrado aquéllas que nos ofrecen “ciertas” garantías de no haber sido manipuladas.
No se descartan ni otras posibles, ni que aparezcan mezclas espúreas tipo “91 MARIANOS con capuchón ojival”…


SAFFER

Tras vender SOFFER a R. Gurina, San Martino sacó – y tampoco  registró – la marca SAFFER (hay la idea de que porque, fonéticamente, se aproximaba más a Sheaffer’s).
Tuvo varios modelos de calidad baja, de los que aquí nos interesan:

Saffer C.99 - Grabada solo en el cuerpo, es básicamente el modelo Hurricane sin estrías en cuerpo, pero con diferente color de plástico entre boquilla y cuerpo.

De capuchón ojival, con una boquilla como las “Super”, “61” y “88”, pero grabada: OSCAR INOX (SAFFER grabado en el cuerpo).
Similar a ésta, pero con un inserto metálico en boquilla similar a la primera “89 Marianos”, existen una DE LUX (grabado en el cuerpo) y una NEW YORK grabada en el inserto.

Pluma indiferente con boquilla plástica, sin más grabado que el del clip, pero tiene un cargador de jeringa (con vástago plástico).

Otras Marcas

MONTE  ROSA

La boquilla ya la hemos visto en una Johnson de capuchón ojival, pero este marquista tuvo su propio clip inserto al extremo del capuchón.
Como ya hemos dicho, esta marca nada tiene que ver con las Montblanc: la registró Antonio Bernardas Llor de Barcelona, que conocemos por las BARLEY y BARLEI.

MONTEMAR

Marca no registrada, por lo que desconocemos dueño y localidad.
Pero parece una de capuchón ojival con un nuevo inserto metálico, y tiene grabada la corona de la “91”.

STYLFLEX (posible)

La “S en un rombo” del clip se parece a otras de esta marca, pero carece de grabaciones.


Por último, aprovechamos una foto de la limpieza de la SAFFER C.99 para comentar el despiece genérico de estas plumas, bastante sencillo:


Desenroscado el cuerpo (1), retiramos la arandela (2).
Todo al agua, mejor si es con un poco de amoniaco. Para evitar el olor, puede usarse un frasco grande de cristal con tapa.
En unas dos horas, enjuagamos y seguimos:
Si el cargador (3) tiene extremo metálico roscado (3a), retirarlo y extraer el pistón (4).
Desenroscar en la zona (*) el cargador (3) de la boquilla (5). Puede estar muy fuerte, por lo que conviene agarrar con gomas (cámaras de bicicleta o moto), o alicates protegidos con goma.
Si el cargador (3) tiene extremo plástico, sacar ahora el pistón por la zona (*).
En la boquilla (5), empujar el alimentador (8) hacia la zona (*). Un palito de helado (o similar) es útil.
Lo usual es que salga todo el conjunto (6).
Si se resiste, intentar tirar del portaconducto (9) desde la zona (*) con unas pinzas.
Si no sale, necesita más tiempo de baño, antes de repetir.
Nunca se debe apretar sobre la punta del plumín (7). ¡Se doblará!
(Nota: No, no rompimos así el de la foto desmontada. Nos llegó roto, y el desmontaje fue para sustituirlo, como se le ve en la foto del texto).

El montaje se hace en orden inverso, apretando bien la zona (*) para evitar fugas.






Miguel Huineman


Se agradece a los que han prestado sus colecciones para fotografía, a D. Rafel Pujol Marigot los datos de marcas y su análisis sobre este caos de plumas, y a D. Carles Rausa muchas de las fotos, que se tomaron para el futuro libro del anterior.

También dedico la entrada a nuestro amigo y compañero Jesús, quien con sus reiterados y poco sutiles comentarios sobre que “alguien debería estudiar las Johnson”, me indujo a claudicar, ser por fin alguien, y escribirla.
De otra forma, no habría aparecido jamás en el blog.