miércoles, 26 de septiembre de 2018

INOXCROMALIA


Presentamos aquí unos artículos relacionados con la marca INOXCROM, pero sin ser ni estilográficas ni de escritura.

Caen dentro de lo que Julia Gusano definió como “Coleccionismo Complementario” en un escrito de 1995 para la revista “Arteguía de la Escritura”, y hoy aún en su web. Más que copiar sus excelentes definiciones, ¡copiamos entera su página! (con su conocimiento y permiso) y enlazamos a su web.




Es un campo inmenso, sobre todo promocional, al que se llega buscando datos de nombres, fechas y precios, pero que acaba enganchando y se termina teniendo una colección paralela de toda una parafernalia, alguna de la cual – advertimos – ocupa un volumen exagerado.

Veamos algunos de ellos:


Complementos

Objetos diversos que acompañaban a las plumas para aumentar su atractivo de compra.

Block de notas, que se adjuntaba a juego en los envases de plástico transparente en la serie “Nature”.


Llavero, aprovechando el clip “Audrey” de la pluma “Dots”, todo en estuches y etiquetas negras con la ubicua firma del diseñador.


Estos “detalles” son además del resto de posibles objetos de escritura dentro de una línea (gomas de borrar, clips, ceras y lápices, etc.).



Expositores

Un elemento obvio para las tiendas, de diseño económico pero llamativo.


Para las colecciones “Excellence” eran iluminados, con llave y de giro motorizado, mientras que los destinados a las colecciones “Fantasy” eran en plástico ABS termoconformado con una etiqueta autoadhesiva y, si más, se apilaban en un aparatoso trasto giratorio a mano (el mostrado tenía el nombre de “Kiosko”).

Para las novedades y reclamos, dentro de escaparates y vitrinas, estaban otros expositores del tipo “Base”.



Se muestra uno prismático blanco para una pieza horizontal o vertical (taladro), otros con una y dos ranuras, y uno sofisticado en extruido de aluminio que permitía ajustar el número de soportes de polietileno y un cartel.

Existe una variante para las series económicas que consistía en el propio paquete de cartulina del suministro. Se abría inteligentemente y mostraba su contenido.




Carteles

Otro reclamo usual y por cuyo espacio en las tiendas se baten las marcas. Suelen ser “llamativos”, pero no siempre “informativos”, aunque a veces llevan un “slogan” que implica felicidad.

A continuación se muestran dos (por ambos lados) destinados a montarse en los expositores. Las dos caras pueden ser simplemente “para variar”, o para servir en dos temporadas de ventas (aquí Navidad y Primeras Comuniones)


Dos simples, sin información útil.



Y uno diferente, para escaparate o mostrador:




Catálogos

Para “carteles llamativos e informativos”, nada mejor que las portadas de los catálogos, que son la herramienta básica de todo coleccionista para resolver los arcanos de marca y modelos. Se buscan y atesoran todos, ¡pero solo se suministraban a las tiendas! y éstas, al recibir las actualizaciones, destruían los antiguos.




Hojas de información comercial

Suministradas a veces a los comerciales y detallistas cuando se quiere focalizar determinados aspectos importantes, y que nos aportan bastante información.




Aquí y hoy, el tema del alimentador-colector nos parece archiconocido: es el Parker “21” (aunque “entonces” era importante). Sin embargo, es el único escrito oficial donde se dice que los plumines de oro eran de 14 K, y de INDUSTRIAL MAVA, que justo cambió a INOXCROM S.A. en 1964, cuando se mudaron a la Carretera de Rivas, 535. Añadimos que el taller de oro de la c/ Londres se cerró en 1961, luego los plumines eran ya de Damiá Onsés o excedentes (y luego de chapa dorada…). Para terminar, la “definición” que da de la “77” es de la “88”, y ambas no salieron hasta el año 1966-67, luego hablan de un proyecto.


Estuches de representante comercial

Los representantes iban de comercio en comercio mostrando novedades, y debían mostrarlas con claridad y elegancia. Se cuidaban mucho, pues el peso podía ser considerable, y la sujeción debía ser segura pero permitir su extracción fácil.

Además, los establecimientos de prestigio o especializados solían quedárselos con sus existencias a la venta.

Estuche grande, en madera con 18 divisiones. Son hoy una buena forma de tener una pequeña colección.





Estuche pequeño. 12 divisiones.  Bandeja plástica conformada y forro deslizante de cartulina.




Tipo carpeta, el más personal y menos “de tienda”.






Anuncios de cine

En la época, las proyecciones empezaban con anuncios comerciales estáticos (diapositivas), una proyección de noticias (NO-DO) y un “Descanso” con más anuncios y venta de chucherías.

Aquí tenemos uno que originalmente iba entre dos cristales para introducir en el “Porta” del proyector sin quemarse. Por el logotipo y la pluma “55”, lo fecharíamos a finales de los ‘50s.


Se suministraba a todo vendedor, que añadía su mensaje (local y dirección, a veces también el precio) en la zona amarilla.



Regalos

A veces (pocas) se hacían “regalos” de la marca a los buenos clientes que pasaban y veían un objeto promocional, como el cenicero mostrado, normal en una época en que todo el mundo podía fumar  en la tienda.



Parece ser que se hizo para el mercado mejicano.

Nota: otros regalos diferentes (muchos y muy variados) fueron los que se hacían a los vendedores detallistas por los grandes pedidos, y que no figuran aquí al no ser de la marca (vajillas, relojes de pared, termos, etc.).


Muestras

Típicos objetos de una marca que da a conocer su producto. Si además transmite un mensaje implícito, mejor.

El plumín es un “Gold Plated 4R”, de la época en que Inoxcrom aún no fabricaba plumas propias (1947-53) pero suministraba éstos en cantidad a todos, y en la muestra advierte que sirve para “recambios” en los arreglos por la tienda, y las banderas con el “universal” induce a pensar en que algo es bueno si se exporta (aún pasarían años para éso).






Fotos

Toda empresa fotografía sus eventos, efemérides y producción, y las fotos suelen estar “preparadas”.




La foto del puesto en una feria aparenta una gran aglomeración interesada. 
En las fotos de fábrica, corte de la ranura de los plumines, y montaje de fornituras. En todas las fábricas de plumas para estas labores se prefiere a las mujeres por su minuciosidad.


Información de museos

Cuando existe, suele dar cantidad de información fiable. Pero las estilográficas no son el fuerte de los pocos museos que las tienen.


La mostrada estuvo en la web del Museo del Diseño de Barcelona, que tuvo en exposición cuatro plumas donadas por D. Manuel Cuadrado (Inoxcrom), y que lamentablemente ya no están mostradas.




Hojas de Garantía

Toda estilográfica “seria” ofrece una garantía, que se refleja en una hoja o tarjeta que acompaña a la pluma en su estuche.




Arriba se muestran unas iniciales: una de “41” y tres diferentes de “55”. Otra muestra la novedad del cartucho vs. convertidor en las “77 Gruesas de plumín largo”. Abajo, dos extranjeras: una de un juego P+B “Montecarlo” para Méjico, y una ya genérica para Australia.




Hay muchas más cosas relacionadas que no se muestran por la extensión que daría a esta entrada, ya larga. Lo cierto es que una vez se empieza, el Síndrome de Diógenes es difícil de evitar.





Miguel Huineman


Se agradece a quienes han suministrado material para las fotos e información relativa a los artículos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario